jueves, 17 de enero de 2008

JUEGO MACABRO

SLEUTH (Juego Macabro) tiene todos los ingredientes como para ser una obra maestra.

Dirigida por Kenneth Branagh y con dos fabulosos actores como Michael Cane y Jude Law, una duración apropiada (86') y un pasado memorable.
Esta remake cuenta con la actuación de quien fue el protagonista joven en la película original y 35 años después, desempeña el papel de "el señor mayor".

Caine es Andrew Wyke, un escritor de novelas al que no le faltan ni dinero ni excentricidades. Vive en una casa inteligente y anda de acá para allá con un pequeño control remoto con el que prende y apaga luces, acciona diferentes paneles que permiten pasar a otras habitaciones, tiene camaras de seguridad y un sistema informático envidiable.

Jude Law es Milo Tindle, un actor desempleado de descendencia italiana que acude a la casa del escritor para conseguir que este acepte divorciarse de la mujer que ahora es amante del joven. Aunque para conseguirlo, va a tener que "negociar".
El Sr. Wyke parece haber estudiado todas las variables, sabe lo que el joven va a pedir tomar y hasta parece que sabe como va a reaccionar ante sus comentarios y propuestas.
Luego de una charla introductoria (la típica 'rotura de hielo') Surge el tema principal de la reunión, el divorcio que Kane no está dispuesto a otorgarle a su ex-mujer.

Trata de convencer al joven con comentarios sobre la vida que está acostumbrada a llevar la mujer en disputa, sobre los gastos que ésta le va a generar y con los gustos que él no va a poder satisfacer. Milo sigue en su postura aunque comienza a sentir que esa relación no va a ser tan fácil de llevar. Milo está listo, la charla introductoria fue lo exitosa, y la victima está preparada para escuchar "la propuesta".

Irrumpir en la casa del millonario, con su consentimiento y siguiendo sus indicaciones. Encontrar la caja fuerte, abrirla y robar una joya cuyo precio contiene tantos ceros que me es imposible recordarlos. Wyke cobra el seguro, Milo contacta a un comprador interesado en Amsterdan, y todos contentos.... PERO.... Este no es mas que el comienzo de una serie de retorcidas idas y venidas, de juegos macabros entre ambos protagonistas en los que cada uno intentará demostrar su superioridad ante el rival.
Como decía, no falta nada. Excelentes actores, una trama interesante, muy buenos diálogos, una duración adecuada... pero en cierto momento se hace larga y tediosa... no se que falló, pero a mi no me convenció del todo.

4 comentarios:

pet dijo...

A mi tambien me gusto; es para un publico que aprecia una obra de teatro donde hay solo 2 protagonistas y un plot de tension psicologica.En la movie se agrega el ambiente de la campiña inglesa y como bien dice la comentarista, la tecnologia que el dinero puede comprar.
Por cierto, el control remoto no es otro que el Front Row de Apple (se aprecia hasta el logo en un primer plano fugaz; seguramente dicha marca garpo mas que lo que valen las joyas de la caja fuerte).

Patricio dijo...

Para mi falla el ámbito donde se desarrolla toda la película: la casa. Esa decoración tan exageradamente extravagante, el ascensor, las camaras, los monitores portables (chivo de samsung incluido), los controles remotos. Uno, como espectador, puede estirar la mente para creerse los personajes, las actuaciones, las vueltas de tuerca de la historia. Pero el escenario falla. Esa casa no se la cree nadie.

Fernando.G dijo...

Me gustó la historia (desconocía la versión original), me encantaron las actuaciones, me deleité con la fotografía, y me sorprendí con algunas de las idas y vueltas.
Le cambiaría solamente una cosa: que se vea un poco más de la Ferrari.

Horror dijo...

Hacia rato que no pasaba, espero que la visita se devuelva, jajaja...
Muy buena reseña, no hay mucho que agregar. A mi la verdad que me parecio una muy interesante pelicula, geniales las actuaciones, una buena trama... Aunque es verdad que ese control de Apple y esa casa no te la crees ni ahi.

Saludos